¿Sabes que es un MacGuffin?

No sé si alguna vez habréis oído hablar de este término. Pero si no es así, en este, mi primer post, os ayudo a desentrañar el misterio.

Está relacionado con el lenguaje cinematográfico ya que se trata de un recurso narrativo o técnica que utilizan los guionistas y directores para avanzar en la trama de una película sin que el espectador lo perciba.

alfred-hitchcock-393745_960_720

Uno de los directores que mejor utilizó este recurso fue Alfred Hitchcock, el gran maestro del suspense, que lo definía como “la circunstancia o el hecho que mueve a los personajes a actuar de una forma determinada pero que carece de interés por sí misma”.

Es algo así como la excusa o el pretexto para que los personajes entren en acción y así se desarrolle la trama de la película. Puede ser una fórmula secreta, un microfilm, una cantidad de dinero o  unos planos robados…  Según el mismo definía “en historias de rufianes es un collar y en historias de espías siempre son los documentos”.

El MacGuffin  es algo que preocupa a los personajes de la película pero no necesariamente al espectador, que pronto lo olvida. Sin embargo sin ese hecho accidental la película carecería de sentido.

Quieres saber cuál es el MacGuffin  en algunas de las películas más famosas de Hitchcock?

 

Psicosis (Psycho, 1960)

Puede que sea el film más conocido y terrorífico de Hitchcock, aunque el muy socarrón la definía como “comedia”. Aquí el MacGuffin se sitúa al comienzo de la película cuando una joven secretaria, el personaje interpretado por Jane Leight, huye en su coche con una gran cantidad de dinero que su jefe le ha dado para ingresar en el banco. Cuando por la noche llega al solitario motel de carretera que regenta Norman Bates y se van sucediendo otros acontecimientos, como la famosa  escena de la ducha, estos van cobrando más importancia en la trama, manteniendo en vilo al espectador y haciendo que se olvide del pretexto inicial, el robo del dinero – es decir el “MacGuffin”.

 

Con la muerte en los talones (North by Northwest, 1959)

Hitchcock estaba orgulloso del  Macguffin de esta película, porque según él mismo contaba era “el más vacío y ridículo… quedando reducido a  su más pura expresión, a nada”. (“El cine según Hitchcock”, François Truffaut)

Todo comienza con un malentendido, cuando a Roger O. Thornhill, un ejecutivo publicitario interpretado por Cary Grant –  lo secuestran unos espías al confundirlo con un agente secreto del Gobierno llamado George Kaplan, que por si fuera poco, no existe, es una invención de la CIA para despistar a los criminales. Así, en  principio podemos pensar que ese es el punto más importante de la trama, pero luego descubrimos que tanto Kaplan, como el microfilm con documentos secretos de estado, son tan solo un pretexto utilizado para que el personaje, encarnado con gran elegancia y humor por Cary Grant, se pase huyendo toda la película, envuelto de buenas a primeras en esta trama de espionaje en la que tiene que pasar por peripecias inverosímiles para evitar que  acaben con él.

 

La ventana indiscreta (Rear Window, 1954)

Aquí, un supuesto asesinato (que de nuevo el espectador nunca ve) es lo que da pie a que se desarrolle la trama. Un reportero fotográfico – interpretado por James Stewart – aburrido por tener que permanecer en reposo con una pierna escayolada, observa desde su apartamento con unos prismáticos, todo lo que pasa en las viviendas de enfrente y  comienza  a sospechar que alguien ha cometido un asesinato.

la ventana indiscreta

Y así ocurre con muchas de sus otras películas. En “Encadenados”  el MacGuffin  era el uranio para fabricar una bomba, en “El hombre que sabía demasiado” (1953) el secuestro de un hijo, en “Sospecha” (1942) la desconfianza de una esposa hacia su marido creyendo que trata de asesinarla…

No solo Hithchock utilizó este recurso. Muchos otros directores de todos los tiempos lo han utilizado y lo siguen haciendo.

Uno de los ejemplos más claros puede que sea el de “Pulp Fiction” (Quentin Tarantino, 1994).  En ella, un maletín que aparece al principio es el objeto codiciado. El espectador nunca verá lo que contiene, – solo se aprecia un resplandor cuando es abierto por el personaje de John Travolta. Y ya está, ahí tenemos el MacGuffin!

PulpFiction

Así que ya sabes, a partir de ahora puedes empezar a identificar el MacGuffin en todas las películas que veas, y no solo eso, yo creo que también es aplicable a cualquier faceta de nuestra vida, no os parece?

¿Cuál es tu MacGuffin? esa excusa o pretexto que te impulsa a seguir adelante con algo, aunque al final no haya resultado ser lo más importante de todo?

 

 

 

 

 

 

Anuncios

17 comentarios en “¿Sabes que es un MacGuffin?

    • Gracias Rafa, ¡me alegro que te haya gustado! El término como tal se le ocurrió al propio Hitchcock, (cuenta una anécdota sobre ello en el libro que cito en el post). Aunque como recurso yo creo que se ha utilizado siempre y también en literatura, etc. Y sí, podía haber utilizado cualquier otro nombre… En fin, ¡que era un genio!

      Me gusta

  1. Aunque sea viernes, llegué a Bélgica. la próxima vez me pasaré por aquí en martes… ¡Que no se diga!
    Felicidades por este diario de aficiones personales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s